Informe nº 9: Introducción al mundo de Temple (2ª parte)

263
Introducción al mundo de Temple (2ª parte)

En este nuevo informe retomamos la historia de Temple que ya iniciamos en el informe de desarrollo nº 6. Por ello os recomendamos que si no habéis leído dicho informe, no continuéis con la lectura de este para no perder el hilo. Aquí os dejamos un enlace al informe que inició la historia: Introducción al mundo de Temple (1ª parte)

Retomando ya el contenido publicado en este informe, os dejamos con los capítulos de la segunda parte de la historia de Temple, que también incluiremos en la página de historia.


Mapa del Dominio, año 32 del Hacedor (actualidad)

Versión 2 del mapa de Temple

El choque del norte

El paso de las estaciones menguó livianamente las tensiones generadas por el resurgir del orbe, pero otro tipo de disputas surgieron entre Hacedores e Invocadores a raíz de la inacción del gobierno. El Cetro prestaba toda su atención a la investigación de Volzhum, esperando respuestas, mientras desatendía las verdaderas necesidades del pueblo. La inquietud se apoderó de los Invocadores, que veían pasar las estaciones sin obtener respuestas de su enviado.

Fue en estos días de incertidumbre cuando estalló el llamado choque del norte, un nuevo capítulo del largo conflicto territorial entre los Clanes SalvajesRostropartido y Garrablanca. En el pasado, El Pacto logró reconciliar a los clanes a través del comercio y la minería, e incluso integró a parte de sus comunidades en las poblaciones del sur. Medidas que siempre transcurrieron bajo mandato de El Yunque, que velaba por mantener el orden entre los salvajes para extender sus campañas mineras por el norte. En cambio, El Cetro siempre mostró indiferencia ante la integración de los salvajes, a los que veían inferiores y carentes de toda sabiduría. Pero en esta ocasión, al ser los responsables del gobierno los Invocadores debían ejecutar un posicionamiento sobre el conflicto.

Tras un consejo de deliberación, los Invocadores decidieron no intervenir en el estallido. El Cetro alegó que los salvajes nunca formaron parte de los pueblos de El Pacto, solo eran comunidades extranjeras a las que se les había permitido el comercio. Esta dura decisión hizo estallar a los Hacedores de El Yunque, que decidieron abandonar La Ciudadela en señal de repulsa y trasladarse a Taladon, territorio del Hacedor Natazteck. De esta manera, El Yunque rompió los pocos lazos que aún mantenían con El Cetro. Ya solo volverían a La Ciudadela cuando el próximo relevo de poderes les concediera el gobierno.

Sin la mediación de El Pacto, los clanes salvajes no tardaron en entrar en guerra. El Cetro anuló las rutas comerciales nórdicas para evitar choques con el conflicto, mientras que El Yunque se movilizó a las Tierras Salvajes en un intento de salvar del conflicto sus campamentos y explotaciones mineras.

Revelaciones en el este

Mientras El Pacto dirigía su mirada al conflicto bélico del norte, las estaciones pasaban y las investigaciones del Invocador Volzhum no daban sus frutos. Las presiones y demandas del resto de Invocadores, junto a las precarias condiciones de trabajo y aislamiento, empezaron a hacer mella en Wëor Volzhum y su séquito. Las misteriosas fuerzas que emanaban del orbe parecían ser indescifrables.

La situación en aquel inhóspito cañón empeoró cuando los acólitos de Volzhum comenzaron a cuestionar su labor y decidieron enviar un mensajero a La Ciudadela para exigir su reemplazo. Este acto de traición, junto al agotamiento por el constante fracaso hicieron estallar la cólera del Invocador, que tras una violenta discusión con sus acólitos desató su poder sobre ellos hasta acabar con sus vidas. Tras la matanza, el orbe emitió vibraciones más intensas que nunca, como si respondiera ante toda aquella muerte y devastación. Esta misteriosa erupción de poder sacudió violentamente todo el campamento, dañando seriamente su estructura y haciendo temblar las escarpadas paredes aquel cañón.

Al cabo de unos días, el mensaje de los acólitos de Volzhum llegó a La Ciudadela. El Cetro se mostró muy decepcionado con el informe y no tardó en reunir a su Consejo para tomar una decisión. Finalmente, enviarían al este a dos miembros del mismísimo Consejo para relevar a Volzhum. El Invocador Sidias, Gran Elementalista de Orjem, y la Invocadora Valdisse, Gran Ocultista de Al’Kaross. Una medida que fraccionó aún más el Consejo de Invocadores y que desatendía nuevamente las labores de gobierno. Esta crisis creciente tampoco fue atendida por El Yunque, movilizado en el norte para salvar sus minas de la guerra, que se había recrudecido al alcanzar los pies de El Coloso, la mayor montaña de las Tierras Salvajes.

La apertura de la Grieta

El conflicto de los salvaje hizo que el viaje de los enviados de El Cetro pasara desapercibido. Los Invocadores y su séquito alcanzaron el campamento de Volzhum sin levantar sospechas. A su llegada, Sidias y Valdisse se encontraron un panorama desolador. El campamento se caía a pedazos, los cadáveres de los acólitos asesinados yacían por el suelo y un enloquecido Volzhum murmuraba con el orbe entre sus brazos. Pero lo que realmente intrigó a los recién llegados fue los extraños cristales purpura que aparecieron esparcidos por la zona. Los Invocadores se hicieron con el control del campamento, apresando a Volzhum y arrebatándole el artefacto. Éste no opuso resistencia y no parecía ser el mismo, algo lo dejó en estado catatónico

Tras los primeros contactos con el orbe, el Invocador Sidias no podía ocultar su fascinación, ansiaba conocer su fuente de poder y fantaseaba con dominarla. Por el contrario, Valdisse se mostró más interesada en los misteriosos cristales purpura, concretamente en sus inscripciones. Aún siendo maestra del saber rúnico, la Invocadora se veía incapaz de desvelar estos grabados. Por otro lado, Volzhum también fue interrogado por sus ahora carceleros, que deseaban conocer todo lo que había descubierto sobre el orbe, el trastornado Invocador no dio respuesta alguna.

Con el paso de los días, el abultado séquito de los Invocadores reconstruyó el campamento, se deshizo de los acólitos asesinados y desplegó sus enseres para la investigación. Mientras que Sidias seguía centrado en el artefacto, la falta de avances hizo que Valdisse enfocara sus encuentros con Volzhum de forma diferente. Estaba convencida de que las respuestas a sus preguntas se encontraban en algún rincón de la trastornada mente del Invocador. Al caer la décima noche desde su llegada Valdisse irrumpió sigilosamente en la celda de Volzhum, con el orbe entre sus manos, en un intento de hacerle recordar y conocer los secretos que ocultaba en su maltrecha mente.

Lo que en los días presentes todos los pueblos conocen como la apertura de la Grieta, tuvo su origen aquella misma noche. Poco ha trascendido sobre lo ocurrido en el campamento instantes previos a la apertura, pero sin dudas, los Invocadores de El Cetro fueron los responsables. Esa noche un estruendo aterrador sacudió las tierras del este, sintiéndose desde Taladon hasta los yermos de Estidia, iluminando el cielo nocturno y alterando los vientos. Esa noche, el Orbe de Volzhum trajo consigo a la mayor amenaza jamás conocida, desde el inicio de las eras…

Continuará…


Fin del informe

Con esta segunda entrega de la historia llegamos a los acontecimientos que quebraron por completo los cimientos del mundo de Temple. A falta de una tercera y última parte que publicaremos en futuros informes, aunque creemos que ya podréis haceros a la idea del rumbo que irá tomando la trama. Pronto desvelaremos el episodio restante, que dejará todo a las puertas de los acontecimientos que podrán conocerse en el modo historia del juego.

Como ya hicimos tras publicar el anterior informe sobre la historia, hemos añadido los 3 capítulos de este informe al apartado principal de la Historia de Temple.

Esperamos que os haya gustado el informe y que os haya ofrecido nuevas pistas de Temple. Seguimos trabajando duro para ampliar la información y avanzar con la recta final del desarrollo. ¡Nos vemos la próxima semana con el siguiente informe!